Walter Lamas dando indicaciones

El entrenador de Escuela Madrynense de Vóley ya estableció el objetivo de cara a lo que viene. Sin embargo, prefiere no mentalizarse en los rivales: «Tenemos que trabajar en lo nuestro, sin importar el equipo de enfrente».

Escuela Madrynense logró una clasificación histórica en esta nueva experiencia que atraviesa, y su entrenador bien lo explicó: “Por cómo veníamos jugando, ya imaginábamos que esta clasificación era posible. Sin embargo, no deja de ser trascendente lo que logramos. Los chicos del plantel están muy contentos, así también nuestro Cuerpo Técnico, dirigentes y la gente de la Escuela”.

Ahora dos semanas separan el último weekend del cuadrangular, y Lamas no apura los tiempos: “Tenemos que ir rearmando el equipo, ya que tenemos la baja del armador, por una fractura del astrágalo (hueso del pie), otros jugadores que por trabajo no pueden viajar. Pero estamos tranquilos, si entrenamos duro, podemos hacer bien las cosas. Queremos ser primeros en el cuadrangular”, manifestó el entrenador madrynense.

La Plata Vóley, el conocido de la Zona 1, con el que cayó en los dos enfrentamientos de la fase regular (0-3 y 1-3), Obras Pocito y Jujuy Vóley son los rivales a vencer para luchar en busca del pasaje a semifinales, donde esperan Polideportivo Carlos Paz y Ciudad de Buenos Aires. Pero Lamas no piensa más que en Madrynense, y afirmó que “tenemos que trabajar en lo nuestro, sin importar el equipo de enfrente. Hay que bajar el margen de errores no forzados, motivo que nos hizo perder muchos partidos por regalar puntos clave. La semana que viene miraremos videos de los rivales”.

Más allá del resultado final que corone el elenco de Puerto Madryn, Walter Lamas habló de un “proyecto a largo plazo”, y confesó: “Si no nos tocan la semis, descansaremos un tiempo y en lo inmediato nos pondremos a trabajar pensando en el 2013-2014”. La Escuela Madrynense de Vóley apuesta a su continuidad en las competencias ACLAV, y el entrenador habló sobre las ideas a futuro que tiene para el plantel: “Queremos acumular amistosos de nivel y poder, durante ese tiempo, rotar más al equipo. Intentaremos convencer jugadores que están estudiando fuera y así ir armándonos, con la meta de lograr un promedio de 23 o 24 años de edad que nos permita pensar en lo que viene”.

Fuente y Foto: ACLAV

 

]]>